Contacto

Si necesitas contactar con la organización escribe a informacion@diabluma.org

Si quieres suscribirte a nuestra lista de correos escribe a suscripciones@diabluma.org

martes, 10 de abril de 2012

BOOM PETROLERO NUNCA MÁS

Consideramos, más que nunca necesario, hacer públicas varias críticas y reflexiones tanto para el Gobierno como para los movimientos sociales y para todos quienes se sienten involucrados en la última movilización del 22 de Marzo.

Estas declaraciones, las realizamos, una vez terminada la coyuntura de desestabilización, de tal manera que no puedan ser manipuladas, ni malinterpretadas.

Todxs quienes conformamos DiablUma hemos observado con atención los recientes hechos de importancia nacional -relacionados con la explotación minera a gran escala así como de la manipulación de la defensa del agua, de la tierra y de las reivindicaciones campesinas- Y concluimos que definitivamente estas coyunturas podrían ser utilizadas como plataforma política de la derecha para desestabilizar un proceso popular en vías de radicalización; cuyas repercusiones a corto y largo plazo nos preocupan y conciernen.

Marcharon miles en base a 19 propuestas de las cuales con suerte se toparon unas cuantas en la mesa de negociaciones, manipulando así y como siempre la desesperación de los ecuatorianos sin dar respuestas a la necesidad indudable de cambiar el modo de producción pues su motivación es simplemente alcanzar el poder. Exigen respaldados en la marcha que se aprueben leyes como la de agua o comunicación para que después sus brazos en la política electoral (MPD, Ruptura de los 25, Municipalistas y Pachakutik) los represen en la Asamblea.

Ante la posibilidad de un nuevo saqueo de nuestros los recursos naturales y luego de profundas reflexiones y discusiones sobre el tema, afirmamos que no se puede caer en la crítica repleta de violencia, diatriba carente de una visión a largo plazo, así como vacía de argumentos y peor de soluciones; acción que patéticamente caracteriza a las organizaciones que se auto-asumen como la “verdadera izquierda”.

En ese contexto, denunciamos en primer lugar el maquiavélico juego de confrontación y polarización que pretende instaurar la derecha -tanto aquella que se encuentra pugnando por el poder al interior del gobierno, visible en aquellos que protegen a Interagua, como la otra, aquella que está enquistada en las organizaciones sociales, claramente visible en las acciones de la desenmascarada agente de la CIA Lourdes Tiban.1 -Estos grupos finalmente defienden intereses políticos y económicos similares. Sectores que además buscan generalizar el conflicto mediante la polarización de la población, planteándonos un escenario donde no existe posibilidad de diálogo y debate, sino un sector opositor y un sector pro gobierno.

En segundo lugar, felicitamos la madurez del pueblo ecuatoriano que no cayó en el juego y ante un escenario de conflicto, el pueblo supo derrotar con dignidad la propuesta de confrontación de la derecha, transformándola en la posibilidad de diálogo con los sectores que aún conservan posiciones de izquierda en la CONAIE. Organización a la que llamamos a retomar su deber histórico como sujeto fundamental en la lucha por la construcción del socialismo, le llamamos también a purgarse de todos los elementos de la derecha y de ONGs culpables de la desarticulación del movimiento indígena y de la desconexión con sus bases y sobre todo a desvincularse de sectores reaccionarios que se disfrazan de izquierda revolucionaria.

Declaramos abiertamente nuestra desconfianza frente a lxs ecologistxs, muchos de los cuales lucran de las luchas de los pueblos sin plantear una solución real al problema ambiental, generando por doquier parches inviables a futuro, negando la necesidad y el derecho que tienen nuestros pueblos a salir de la miseria. Ecologistxs cuya única propuesta es el conservacionismo por el conservacionismo y el ecologismo como modo cómodo de vida y lucro. Declaramos por tanto que no somos una organización ecologista, somos una organización revolucionaria que se plantea el cambio del modo de producción, la construcción del socialismo que no es más que la búsqueda de relaciones armónicas, planificadas y sustentables con la naturaleza, así como entre seres humanos.

En sentido, creemos firmemente que el extractivismo no es una solución que transformará positivamente la realidad nacional, peor aún si la depredación de nuestros recursos naturales se da para solventar gastos corrientes e intereses transnacionales. Nada tienen estos que ver con la construcción del BUEN VIVIR:

Objetivo 11 del Plan Nacional del Buen Vivir:
Establecer un sistema económico social

La Constitución de 2008 establece que el sistema económico ecuatoriano es social y solidario; sin embargo, ésta no es una caracterización exacta de la realidad actual sino un gran objetivo a alcanzar. Se abre, de este modo, una etapa de transición que deberá partir de un sistema marcado por la hegemonía capitalista neoliberal, que profundizó la concentración de la riqueza, la pérdida de soberanía, la privatización, la mercantilización extrema, las prácticas especulativas y depredadoras de los seres humanos, de los pueblos y de la naturaleza, para llegar a un sistema económico soberano regido por el Buen Vivir, que supere estas injusticias y desigualdades e impulse una economía endógena para el Buen Vivir, es decir, un desarrollo con y para todas y todos los ecuatorianos, de todas las regiones, sectores, pueblos y colectividades.

El camino para este cambio estructural está señalado por las orientaciones constitucionales. Así, la centralidad asignada al Buen Vivir y a la soberanía alimentaria y económica lleva a reubicar fines y medios del sistema económico. El fin es la reproducción de ciclos de vida, en su sentido integral, y el logro de equilibrios entre producción, trabajo y ambiente, en condiciones de autodeterminación, justicia y articulación internacional soberana. Esto supone cambios en todo el ciclo económico: la producción, la reproducción, la distribución y el consumo, y determina el tránsito hacia una nueva matriz productiva; el paso de un esquema primario exportador y extractivista a uno que privilegie la producción diversificada y ecoeficiente, así como los servicios basados en los conocimientos y la biodiversidad. En esta perspectiva, el régimen económico no tiene primacía en sí mismo; por el contrario, se subordina y sirve a la vida de los seres humanos y de la naturaleza.

La transición se hace viable a partir del reconocimiento y potenciación de las bases o raíces que ya existen en nuestra economía: formas o lógicas diversas de producción y reproducción, casi siempre comprometidas con el logro del sustento material de las personas y las colectividades. Se trata de formas de arraigo local con sentido de cooperación y reciprocidad; formas de cuidado y conservación de los saberes y de los recursos naturales, que han permitido sostener la producción básica y la vida, en medio de los desmedidos afanes de acumulación y enriquecimiento de las élites nacionales y transnacionales. Este cambio empieza por fortalecer, con un sentido de justicia y equilibrio, a las unidades y relaciones productivas populares y a los actores económicos que se han desenvuelto en medio de desigualdades estructurales, acentuadas en la fase neoliberal.

(…)

Tiene relación con la soberanía energética y las energías limpias; la protección y potenciación de la biodiversidad y de la diversidad cultural, como base de actividades alternativas al extractivismo —entre ellas el ecoturismo y la biomedicina—; y el rescate e innovación de tecnologías que favorezcan procesos de producción en los que el trabajo adquiera valor, maximicen el rendimiento de los recursos y minimicen impactos y afectaciones al ambiente.

Plan Nacional del Buen Vivir -SENPLADES

Este es el Plan Nacional del Buen Vivir, el primer intento concreto de planificación que se da el país, por el que votamos los ecuatorianos y por el cual nos sumamos a este proceso, buscando su radicalización. Este establece; un proceso real de transición y cambio de la matriz productiva y establece varias fases para este propósito. Entre ellas; una primera fase de acumulación y redistribución de recursos, en la cual nos dice el gobierno se inserta la explotación minera.

Sin embargo declaramos, que tampoco le creemos al Estado, no podemos confiar en esa maquinaria burocrática que ha estado enquistada y lucrando del pueblo desde los mismísimos tiempos del boom petrolero. ¿Cómo podemos confiar en esos burócratas que han negociado todos y cada uno de los anteriores contratos petroleros? Estamos seguros de que actualmente, estos personajes, constituyen el sector más retardatario del el proceso de cambio que vivimos.

Las obras realizadas por este gobierno, no son una patente de corso. Debemos recordarle que lo que se está haciendo: Es cumplir el deber por el cual fueron elegidos; están entonces nada más que cumpliendo con el mandato que lxs ecuatorianxs les entregamos, pues sus obras no son dadivas ni regalos, son obligaciones y como tales deben ser visibles, eficientes y fiscalizables.

Pese a que reconocemos la existencia de buenas intenciones, expresadas tanto en el trabajo como en las proyecciones que se hacen para salir de la pobreza, planteamos que no debemos confiarnos, pues el deber de las organizaciones sociales es aportar y concretar los hechos que nos permitan avanzar en la construcción real del socialismo.

Ante lo expuesto asumimos nuestro deber histórico con el pueblo ecuatoriano, con las siguientes propuestas y resoluciones:

  1. Llamamos a debatir, no coyunturas, ni posiciones emocionales (si estamos o no de acuerdo con Correa). Llamamos a sustentar nuestras críticas en hechos y acciones. Invitamos por esta razón a todas las organizaciones y comunidades a sumarnos en la búsqueda de mecanismos de fiscalización y vigilancia hacia la acción del gobierno, mismas que nos permitan evaluar si se está cumpliendo o no con el Plan del Buen Vivir, sobre todo con lo que tiene que ver con la suplantación de la Matriz Energética y Productiva. Anunciamos la instauración de una veeduría ciudadana al cumplimiento de los Objetivos planteados en el Plan Nacional del Buen Vivir.
  2. Nos comprometemos a mantener la disputa en cada uno de los espacios donde busque insertarse la derecha y a recuperar los espacios que han sido tomados, por la misma, en el gobierno así como en todo el proceso popular activo.
  3. Nos comprometemos a concretar la lucha por la defensa del agua, lucha que debe estar distanciada de los intereses politiqueros de la derecha, del MPD y sus sectores afines. Como primera acción en éste sentido, exigimos aclaraciones sobre el estado del servicio de agua potable en la ciudad de Guayaquil: privatizada a manos de Interagua manteniendo así los intereses de la derecha nacional beneficiada directamente de las privatizaciones.
  4. Exigimos que se den los pasos necesarios para la creación de una Empresa Nacional Minera, como parte de una gran Empresa Nacional que garantice la explotación racional, sustentable y soberana, que genere el menor impacto en la extracción de los recursos naturales, especialmente de petróleo y minerales en concordancia con los objetivos del Buen Vivir y los Derechos de la Naturaleza.
  5. Estaremos movilizados y vigilantes frente a la posible firma de cualquier forma de Tratado de Libre Comercio (TLC) mismo que se pueda disimular con otras siglas.
  6. Reclamamos la aprobación inmediata de la Ley de Comunicación, así como la entrega efectiva de frecuencias para Radios y Televisoras Comunitarias. En sentido, denunciamos como absurda la oposición y defensa de la prensa burguesa que hace la llamada “verdadera izquierda”.
  7. Finalmente, nos comprometemos a generar todos los espacios de dialogo que sean necesarios entre todos los sectores de izquierda comprometidos con la construcción del socialismo y el cambio de modo de producción.

Organización Popular de Izquierda Radikal
DiablUma

  1. http://www.centrodealerta.org/noticias/veterano_de_la_cia_detras_d.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada